Capturado un fugitivo del GENOCIDIO DE RWANDA

Uno de los cuatro fugitivos restantes del genocidio de Rwanda de 1994 ha sido capturado.

 

 

Fulgence Kayishema fue detenido el miércoles en Paarl (Sudáfrica), según anunció el tribunal de la ONU que juzga a los sospechosos de genocidio.

Kayishema fue acusado en 2001 de genocidio por orquestar la matanza de más de 2.000 hombres, mujeres y niños tutsis en el interior de una iglesia católica.

En un comunicado, el tribunal describió a Kayishema como «uno de los fugitivos por genocidio más buscados del mundo».

El fiscal explica que el arresto de este hombre, que había utilizado varios alias y documentos falsos, ha sido posible gracias a una operación internacional en la que participaron muchos países.

Según la acusación, Kayishema participó directamente en la planificación y ejecución de la masacre, incluso procurando y distribuyendo gasolina para quemar la iglesia con los refugiados dentro. Cuando esto fracasó, Kayishema y otros utilizaron una excavadora para derrumbar el edificio, enterrando y matando a los refugiados que se encontraban dentro. A continuación, supervisaron el traslado de los cadáveres desde los terrenos de la iglesia a fosas comunes.

Desde 2020, el tribunal de la ONU ha dado con el paradero de cinco prófugos acusados de genocidio por el tribunal para Rwanda. Ahora sólo quedan tres fugitivos.