Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

La necesidad urgente de poner fin a la violencia en Gaza

La brutal reanudación de las hostilidades en Gaza y su aterrador impacto sobre la población civil subrayan una vez más la necesidad de que cese la violencia y se encuentre una solución política basada en el pleno respeto de los derechos humanos de palestinos e israelíes, declaró el domingo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

«Silencien las armas y vuelvan al diálogo: el sufrimiento infligido a los civiles es demasiado para soportarlo. Más violencia no es la respuesta. No traerá ni paz ni seguridad», afirmó Volker Türk, expresando su profunda preocupación por el estancamiento de las negociaciones para continuar la pausa humanitaria de la semana pasada.

Cientos de palestinos han muerto por los bombardeos israelíes desde que se reanudaron las hostilidades el viernes, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Ese día, además, se bloqueó completamente la entrada de ayuda a Gaza a través de Rafah, y el sábado se restringió mucho. Como consecuencia, las ya limitadas operaciones de ayuda dentro de Gaza se detuvieron en gran medida, lo que provocó un nuevo colapso de los sobrecargados servicios esenciales.

El Alto Comisionado expresó su grave temor de que la reanudación e intensificación de las hostilidades tras una pausa de siete días provoque aún más muertes, enfermedades y destrucción de las que se han visto hasta ahora.

«Como resultado de la conducción de las hostilidades por parte de Israel y de sus órdenes para que la población abandone el norte y partes del sur, cientos de miles de personas están siendo confinadas en zonas cada vez más pequeñas en el sur de Gaza, sin saneamiento adecuado, acceso a alimentos suficientes, agua y suministros sanitarios, incluso mientras las bombas llueven a su alrededor», dijo Türk.

La situación en Gaza es desesperada. La población civil está atrapada en medio de un conflicto que parece no tener fin. Es hora de que las partes involucradas pongan fin a la violencia y se sienten a negociar una solución política que garantice los derechos humanos de todos los involucrados.

Es comprensible que existan diferencias y desacuerdos entre palestinos e israelíes, pero la violencia solo perpetúa el ciclo de sufrimiento y destrucción. No hay ganadores en una guerra, solo hay perdedores. Y en este caso, los mayores perdedores son los civiles inocentes que sufren las consecuencias de las acciones de unos pocos.

Es fundamental que la comunidad internacional se una y presione a ambas partes para que pongan fin a la violencia y busquen una solución pacífica. La paz y la seguridad no se lograrán a través de más bombardeos y derramamiento de sangre, sino a través del diálogo y la negociación.

Es hora de que las armas se silencien y se dé paso a la diplomacia. La vida de cada persona es valiosa y merece ser protegida. No podemos permitir que la violencia se convierta en la norma, debemos luchar por la paz y la justicia.

En conclusión, la situación en Gaza es desesperada y requiere una acción inmediata. La violencia solo perpetúa el sufrimiento y la destrucción, y es hora de que todas las partes involucradas pongan fin a esta tragedia. La paz y la seguridad solo se lograrán a través del diálogo y la negociación, no a través de más violencia. Es hora de que la comunidad internacional se una y presione a ambas partes para que pongan fin a la violencia y busquen una solución pacífica. El sufrimiento infligido a los civiles es demasiado para soportarlo, y debemos hacer todo lo posible para proteger sus derechos humanos y garantizar su bienestar.

Fuente Naciones Unidas
Vía Derechos humanos