Descubre el villancico «Madre en la puerta hay un niño»: Una joya musical de Jerez de la Frontera

Esta canción navideña nos invita a reflexionar sobre la importancia de la humildad, el amor y la generosidad

Descubre el villancico ‘Madre en la puerta hay un niño’, una joya musical de Jerez de la Frontera que ha trascendido a lo largo de los años. Esta canción navideña llena de emotividad y tradición nos invita a reflexionar sobre la importancia de la humildad, el amor y la generosidad. No te pierdas la oportunidad de escuchar y disfrutar de esta hermosa composición durante la temporada navideña en Jerez de la Frontera.

En la hermosa ciudad de Jerez de la Frontera, en la provincia de Cádiz, se encuentra una joya musical que ha trascendido a lo largo de los años: el villancico «Madre en la puerta hay un niño». Esta encantadora canción navideña, llena de emotividad y tradición, ha cautivado los corazones de muchas generaciones.

La letra de este villancico nos transporta a un momento mágico, donde una madre encuentra a un niño en su puerta, más hermoso que el sol bello. Aunque el niño parece tener frío, la madre le invita a entrar para calentarse, pero lamentablemente le dice que en esta tierra ya no hay caridad.

El niño acepta la invitación y se sienta a calentarse. La patrona, curiosa por saber de dónde viene, le pregunta sobre su tierra y su patria. El niño responde con humildad que su madre es del cielo y su padre también, y que bajó a la tierra para padecer.

La patrona, con generosidad, ofrece al niño cenar y quedarse en su casa como un hijo estimado. Sin embargo, el niño rechaza la oferta, explicando que tiene una madre que es adorada en el cielo. A pesar de su aparente falta de comodidades, el niño muestra una profunda devoción y amor hacia su madre celestial.

Mientras el niño cena, lágrimas brotan de sus ojos. La patrona, conmovida, le pregunta por qué llora, y el niño confiesa que ha perdido a su madre. Dispuesta a ayudar, la patrona promete buscarla de rodillas hasta encontrarla.

La canción continúa con el niño pidiendo que le hagan la cama y la alcoba con primor, pero la patrona le responde que su cama es un rincón y que ha dormido en el suelo desde que nació. Esta humildad y sacrificio evidencian la sencillez con la que el niño vive su vida.

Al día siguiente, el niño se levanta y le dice a la patrona que se quede con Dios, ya que él se va al templo, donde considera que está su verdadera casa. Invita a todos a darle las gracias en ese lugar sagrado.

Al día siguiente, el niño regresa a la puerta con un saquito de trigo y una moneda en la mano. Le entrega a la patrona la paga por lo que hizo la noche anterior. Este gesto muestra la gratitud del niño y su deseo de retribuir el amor y la generosidad que ha recibido.

El villancico «Madre en la puerta hay un niño» es una hermosa composición que nos invita a reflexionar sobre la importancia de la humildad, el amor y la generosidad. A través de su historia, nos enseña que el verdadero valor no se encuentra en las posesiones materiales, sino en los sentimientos y actos de bondad.

Jerez de la Frontera se enorgullece de contar con esta joya musical, que ha sido transmitida de generación en generación. Cada vez que se entona este villancico, se revive la magia de la Navidad y se renueva el espíritu de solidaridad y amor hacia los demás.

Si tienes la oportunidad de visitar Jerez de la Frontera durante la temporada navideña, no te pierdas la oportunidad de escuchar y disfrutar del villancico «Madre en la puerta hay un niño». Te aseguro que te emocionará y te recordará el verdadero significado de estas fiestas tan especiales.

¿Te lo perdiste?

Pequeños temblores sacuden la tierra en Cádiz

Es importante estar preparados ante cualquier eventualidad y seguir las recomendaciones de los expertos en caso de un sismo

NAVIDAD EN JEREZ
Madre en la puerta hay un niño

Madre en la puerta hay un Niño
más hermoso que el sol bello.
Parece que tiene frío,
porque viene medio en cueros.

Pues dile que entre se calentará
porque en esta tierra ya no hay caridad. (bis)

Entró el Niño y se sentó
hizo que se calentara,
le pregunta la patrona,
de que tierra de que patria.

Mi Madre del cielo mi Padre también
yo bajé a la tierra para padecer. (bis)

Niño si tu quieres cenar,
se te dará al contado,
y te quedarás en casa,
como hijo estimado.

El Niño responde eso no señora,
que tengo una Madre que en el cielo le adoran. (bis)

Estando el Niño cenando,
las lágrimas se le caen. -Dime niño ¿por qué llora?
-Porque he perdido a mi Madre.

-Si usted me dijera dónde la encontrara
de rodillas fuera hasta que la encontrara. (bis)

Hazle la cama a este Niño,
y la alcoba con primor,
no la haga usted señora,
que mi cama es un rincón.

Mi cama es el suelo desde que nací,
y hasta que me muera a ser así. (bis)

Al otro día siguiente,
el niño se levantó,
y le dijo a la patrona,
que se quedara con Dios.

Que el se iba al templo, que aquella era su casa,
donde iremos todos a darle las gracias. (bis)

Al otro día siguiente
el Niño estaba en la puerta,
con un saquito de trigo,
y en la mano una moneda,

y dijo señora, aquí está la paga
de lo que hizo anoche por la madrugada. (bis)

Fuente Navidad en Jerez
Vía Descubre la magia de Jerez de la Frontera