Monjes Exclaustrados de 13 Conventos Extintos en Jerez de la Frontera

Monjes Exclaustrados de 13 Conventos Extintos en Jerez de la Frontera

En este artículo se narra la historia de la exclusión de los monjes de trece conventos en Jerez de la Frontera en el siglo XIX. Se explora el contexto histórico, las órdenes religiosas afectadas y las repercusiones sociales y económicas de esta medida. También se destaca la transformación de los antiguos conventos en espacios culturales y viviendas. A través de los documentos del Archivo Histórico Provincial de Cádiz, se reconstruye esta parte de la historia de Jerez y se reflexiona sobre la evolución de la sociedad y la religión en la ciudad.

En la historia de Jerez de la Frontera, se encuentra un capítulo interesante y poco conocido sobre la exclusión de los monjes de trece conventos en el siglo XIX.

Iglesia del antiguo Convento de la Santímisa Triinidad de Jerez de la Frontera. /Google Maps

Fue el 25 de julio de 1835 cuando el Conde de Toreno, en su papel de Presidente del Consejo de Ministros, firmó la Real Orden de Exclaustración Eclesiástica. Esta orden tenía como objetivo principal la clausura de todos aquellos monasterios y conventos que no contaran con al menos doce monjes profesos.

Posteriormente, el gaditano Juan Álvarez Mendizábal asumió el cargo de Toreno en el Consejo de Ministros, y llevó a cabo la supresión de las órdenes religiosas y la desamortización de sus bienes. En este contexto desamortizador, el Boletín Oficial de la provincia, en su edición del 21 de diciembre de 1835, publicó una petición dirigida a los alcaldes de todas las localidades de la provincia, con el fin de recopilar información sobre el número y estado de los monasterios existentes, así como de los monjes y frailes exclaustrados que residieran en cada localidad.

En el Archivo Histórico Provincial de Cádiz se conserva un informe enviado desde Jerez de la Frontera, el cual detalla el nombre de cada convento o monasterio afectado por esta medida, así como el nombre y origen de cada fraile o monje, ya sea profeso, diácono o lego.

Este informe nos permite conocer un poco más sobre la vida monástica en Jerez en aquellos tiempos y la diversidad de órdenes religiosas presentes en la ciudad.

Entre los conventos afectados se encontraban el Convento de San Agustín, el Convento de San Francisco, el Convento de San Juan de Dios y el Convento de San Miguel, por mencionar solo algunos. Cada uno de estos conventos tenía su propia historia y tradiciones, y albergaban a comunidades religiosas de diferentes órdenes.

La exclusión de los monjes de estos conventos no solo significó el cierre de estos espacios de culto y vida monástica, sino también la pérdida de una parte importante del patrimonio histórico y cultural de la ciudad.

Es importante destacar que la exclusión de los monjes de estos conventos no fue un proceso fácil ni exento de polémica. Muchos de ellos se resistieron a abandonar sus hogares y comunidades, y hubo casos en los que se produjeron enfrentamientos y conflictos. Sin embargo, la orden de exclusión se llevó a cabo y los monjes fueron obligados a abandonar sus conventos.

El proceso de desamortización y exclusión de los monjes tuvo un impacto significativo en la sociedad jerezana de aquel entonces. Por un lado, significó la redistribución de los bienes y propiedades de las órdenes religiosas, lo cual tuvo repercusiones económicas y sociales. Por otro lado, también significó un cambio en la vida religiosa de la ciudad, con la desaparición de las comunidades monásticas y la transformación de los espacios conventuales en otros usos.

Hoy en día, los conventos y monasterios que una vez albergaron a estas comunidades religiosas extintas en Jerez han adquirido nuevos propósitos y funciones. Algunos se han convertido en espacios culturales, museos o centros educativos, mientras que otros han sido rehabilitados como viviendas o edificios de uso público.

La exclusión de los monjes de trece conventos en Jerez es un episodio histórico que nos permite reflexionar sobre la evolución de la sociedad y la religión en nuestra ciudad. A través de los documentos y testimonios que se conservan en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz, podemos reconstruir parte de esta historia y comprender mejor los cambios y transformaciones que han tenido lugar a lo largo del tiempo.

En definitiva, los monjes exclaustrados de los trece conventos extintos en Jerez son un testimonio vivo de un pasado que merece ser recordado y valorado como parte de nuestra identidad cultural y religiosa. A través de su historia, podemos aprender y apreciar la riqueza y diversidad de la vida monástica en nuestra ciudad.

Archivo Histórico Provincial de Cádiz
Archivo Histórico Provincial de Cádiz
Archivo Histórico Provincial de Cádiz
Archivo Histórico Provincial de Cádiz