Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

La Guardia Civil esclarece el asesinato de un anciano

La Guardia Civil ha cerrado la investigación por el asesinato de un anciano de 90 años en la localidad de Sotillo de la Adrada, en Ávila. Descubre cómo se resolvió este trágico caso y cómo la Guardia Civil ha logrado llevar a los responsables ante la justicia. Conoce más sobre la importancia de la labor de la Guardia Civil en la resolución de crímenes y en la búsqueda de la verdad.

La Guardia Civil ha cerrado la investigación por el homicidio ocurrido en la localidad de Sotillo de la Adrada (Ávila) de un anciano de 90 años que desapareció el pasado mes de septiembre.

Activado el dispositivo de búsqueda, pocos días después de la desaparición los agentes encontraron a la víctima dentro de un bidón cubierto de cal en el interior del vehículo del presunto autor del homicidio, su cuidador, cuando intentaba ocultar el cadáver en una finca de esta localidad.

En ese momento el detenido se autoinculpó. Declaró que estaba regresando del hospital con esta persona de avanzada edad, de la que se encargaba de su cuidado y atención, momento en el que discutieron y lo estranguló con el cinturón de seguridad.

La mujer del cuidador manifestó que su marido se encarga del cuidado de un anciano de 90 años y que en el mes de julio cuando le recogió de un hospital, durante el trayecto al domicilio, el anciano empezó a encontrarse mal y murió en el coche.

Ante su fallecimiento, declaró que su marido ocultó el cadáver en un trastero de un piso propiedad del matrimonio en la localidad de San Martín de Valdeiglesias (Madrid) y le exigió a su marido que contara lo sucedido a la Guardia Civil, negándose a ello y trasladando el cuerpo a otro lugar.

La operación “Dolomía” ha culminado tras varios meses de investigación con la detención también de la pareja de este cuidador. Los agentes han podido constatar que esta mujer participó como cómplice del autor material del homicidio al haberle ayudado a ocultar el cadáver para intentar evadirse de la justicia.

Búsqueda tras su desaparición

Cuando los agentes recibieron la alerta de desaparición en el mes de septiembre, se activó un dispositivo de búsqueda y localización por parte de la Guardia Civil.

Pocos días después los investigadores se desplazaron a una finca rústica del paraje conocido como Zarramudo de Sotillo de la Adrada. Allí se encontraron al sospechoso, el cuidador del anciano, junto a su vehículo con una caja de madera en su interior.

Tras la inspección técnico ocular y la apertura de la caja de madera en presencia de la comitiva judicial se comprobó que dentro de la caja había un bidón de plástico. De su interior se extrajo el cuerpo sin vida de una persona cubierto de cal.

A priori, no pudo ser identificado, aunque se trataría de un hombre de avanzada edad, posiblemente el desaparecido. Fue trasladado al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia y determinar las causas y circunstancias de la muerte así como su identidad.

Con los indicios obtenidos, se detuvo y puso a disposición judicial al cuidador del anciano como presunto autor de un delito de homicidio, por el asesinato de un anciano.

Móvil económico del crimen

La Guardia Civil realizó un registro en el domicilio del detenido en San Martín de Valdeiglesias donde se intervino una cantidad superior a los 64.000 euros en efectivo.

Con el objetivo de descubrir cuál era el origen de este dinero, se descubrió que se habían realizado numerosos reintegros en cajeros automáticos de las cuentas bancarias de la víctima una vez había fallecido.

Además, los agentes han podido concluir que el matrimonio tenía acceso a todas las cuentas y tarjetas bancarias de la víctima. Aprovecharon que el fallecido carecía de vínculos familiares y afectivos con otras personas para apropiarse de todo su patrimonio mediante engaño.

También, habían adquirido dos vehículos con el dinero del anciano e incluso le convencieron para poner un inmueble de su propiedad a su nombre.

Se ha podido estimar que, entre el dinero en efectivo y el patrimonio del que se habían apropiado, habrían llegado a conseguir unos 500.000 euros.

Esta operación ha sido desarrollada por el grupo de delitos contra las personas y el laboratorio de criminalística de la Policía Judicial de la Guardia Civil en Ávila, con la colaboración de la Policía Judicial de Arenas de San Pedro y los puestos de Sotillo de la Adrada y La Adrada.

Este triste caso demuestra la importancia de la labor de la Guardia Civil en la resolución de crímenes y en la búsqueda de la verdad. Gracias a su dedicación y profesionalismo, se ha logrado esclarecer el asesinato de un anciano y llevar a los responsables ante la justicia.