El Cristo de la Capilla Bautismal «de la Austera» en Jerez: Un tesoro medieval

El Cristo de la Capilla Bautismal «de la Austera» en Jerez: Un tesoro medieval
Imagen del Santísimo Cristo de las Aguas/©2019 - César Pérez Pacheco - JerezSinFronteras.es

La Capilla Bautismal ‘de la Austera’ en Jerez de la Frontera es un lugar de gran importancia histórica y religiosa. Descubre su arquitectura medieval, su historia y las obras de arte que alberga. Sumérgete en la riqueza cultural y religiosa de la ciudad de Jerez. Visita obligada para los amantes del arte y la historia.

Iglesia de San Dionisio /©2019 – César Pérez Pacheco – JerezSinFronteras.es

La Capilla Bautismal «de la Austera» en Jerez es un lugar de gran importancia histórica y religiosa. Conocida también como «la de Astera», esta capilla fue propiedad de Elvira Martínez de Trujillo Maldonado, una destacada jerezana en su tiempo y esposa de Alonso Sánchez Astero. En el año 1430, Elvira dictó su testamento y realizó una donación para ayudar en las obras del templo de San Dionisio, el patrón de la ciudad, que se estaban llevando a cabo en ese momento. Ya para esa fecha, la capilla estaba construida y se encontraba en pleno esplendor.

Placa en la Capilla Bautismal “de la Austera” /©2019 – César Pérez Pacheco – JerezSinFronteras.es

Al entrar en su interior, nos encontramos con una hermosa bóveda de crucería simple, con nervios de piedra y plementería de ladrillo. En las ménsulas, podemos apreciar la figura de un buey a la izquierda y un ángel a la derecha. En las otras dos ménsulas, que aún no han sido talladas y muestran la piedra en bruto, se puede intuir que irían un león y un águila, completando así el Tetramorfo, que representa a los cuatro evangelistas.

En el lado izquierdo de la capilla, un arco nos conduce a una estrecha estancia cubierta por una doble bóveda de crucería, también con elementos de ladrillo. En el lado opuesto, se encuentra una ampliación del recinto realizada en el siglo XVII, con el permiso de los patronos, para albergar la pila bautismal. Esta pila, una pieza de jaspe negro del siglo XVIII, sufrió un incidente curioso el 20 de diciembre de 1637 durante las vísperas de las fiestas con toros que se celebraban en Jerez. Un toro desbocado entró en la iglesia y destruyó la pila bautismal, la cual tuvo que ser costeada por el Cabildo Municipal.

Imagen del Santísimo Cristo de las Aguas/©2019 – César Pérez Pacheco – JerezSinFronteras.es

Pero sin duda, el tesoro más preciado de esta capilla es la imagen del Santísimo Cristo de las Aguas. Esta escultura yacente, tallada en madera, tiene un tamaño ligeramente menor al natural y goza de una gran devoción. Es una de las pocas imágenes medievales que se conservan tal y como fueron concebidas en su origen en Jerez. Se atribuye a Pedro Millán o a su círculo, y data de finales del siglo XV o principios del XVI.

La advocación de las aguas del Cristo se debe a las peticiones que se le hacían en tiempos de sequía. Los fieles acudían a él con fervor, implorando su intercesión para que lloviera y se aliviara la escasez de agua. Esta imagen es un testimonio vivo de la fe y la devoción del pueblo jerezano a lo largo de los siglos.

En la capilla, también se encuentra un tríptico pictórico datado en el siglo XVIII. Este tríptico representa a Santa Ana y la Virgen, San José y San Joaquín, y se encuentra situado sobre el Cristo y entre los dos ángeles con los símbolos eucarísticos. Es una obra de arte que complementa la belleza y la espiritualidad del lugar.

La Capilla Bautismal «de la Austera» en Jerez es un verdadero tesoro medieval. Su arquitectura, su historia y las obras de arte que alberga nos transportan a tiempos pasados y nos permiten apreciar la riqueza cultural y religiosa de la ciudad. Es un lugar de visita obligada para aquellos que deseen sumergirse en la historia y la espiritualidad de Jerez.

Tríptico pictórico con Santa Ana y la Virgen, San José y San Joaquín datado en el siglo XVIII /©2019 – César Pérez Pacheco – JerezSinFronteras.es