Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

El altar y retablo de Ánimas de Jerez

Desde el siglo XVI existió en la parroquia de San Miguel una Hermandad de Ánimas del Purgatorio. En 1740, la corporación concluyó este altar y retablo para el oficio de las misas en sufragio por los fieles difuntos. Su arquitectura correspondiente a Agustín de Medina y Flores y las estructuras de su relieve a Francisco Camacho de Mendoza.

 

¿Te lo perdiste?

Todo el retablo está concebido para servir de grandioso marco al relieve central de las Ánimas del Purgatorio, que se encuentra presidido por la imagen del arcángel San Miguel y cuyos ángeles ayudan a rescatar las almas de los difuntos.

Existe un especial interés en resaltar la peculiar escena. Así, en primer lugar, el arco abocinado que la rodea se adelanta del resto de la estructura y se cubre su intradós por abundantes hojas de acento de gran volumen. En la clave ostenta una gran cartela con la cruz alada, símbolo de San Miguel. Encima, la cornisa se quiebra en ritmos escalonados. Las alas laterales, donde excepcionalmente se abren sendos postigos, quedan retrasadas y se ocupan por estípites. Éstos se presentan pareados y adosados al fondo, del que no sobresalen demasiado, efecto acentuado gracias al desarrollo de los interestípites. Por último, el ático tiene un sentido exclusivamente decorativo, no incluyendo ninguna pieza escultórica.

El 6 de abril de 1759, el papa Clemente XIII concedió una bula de privilegio perpetuo a este altar de Ánimas, según se atestigua por la lápida que queda oculta por el cancel neogótico de la iglesia.