Banner Agenda No Solo Ocio Jerez

Apoteosis de San Bruno: un lienzo que formaban parte del Retablo Mayor de la Cartuja de Jerez

Según inventario de los bienes de la Cartuja de Jerez de 1820 y 1835, este lienzo se situaba en el centro del segundo cuerpo del Retablo Mayor.

  • Museo: Museo de Cádiz
  • Inventario: CE20064
  • Autor: Francisco de Zurbarán (Lugar de nacimiento: Fuente de Cantos, 1598 – Lugar de defunción: Madrid, 1664)
  • Título: Apoteosis de San Bruno
  • Dimensiones: Altura = 3,42 m; Anchura = 1,95 m
  • Datación: 1637-1639
  • Contexto Cultural/Estilo: Barroco
  • Lugar Específico/Yacimiento: Cartuja de Nuestra Señora de la Defensión

Se representa al santo de pie y de frente al espectador, con el cuerpo girado muy ligeramente hacia la izquierda, en un suave movimiento que realza su monumental figura hacia el espacio celestial. Viste la túnica blanca propia de la Orden Cartujana.Tiene el brazo derecho levantado sujetando con fuerza un Crucifijo; el otro, lo eleva tan sólo un poco y abre la mano de forma expresiva. La postura de ambos brazos se resuelve de forma equilibrada, de manera que se establece una clara línea diagonal desde una mano a la otra. Dirige su mirada hacia el ámbito celestial, iluminado por una preciosa luz dorada donde hay dos ángeles sosteniendo una corona de flores. A un lado y otro de este espacio, delimitado por la curva de medio punto del lienzo, hay varias cabecitas de querubines. En el ámbito terrenal se representa a la izquierda del santo un sillón tapizado de rojo y, al otro lado, una mesa sobre la que reposa una calavera y, apoyada en ésta, un gran libro abierto. A sus pies, la mitra y el báculo. Detrás de la mesa, dos fustes de columna de tamaño colosal y, al otro lado, un fondo de paisaje rocoso y, entre algunos arbustos, una pequeña ermita.

Según inventario de los bienes de la Cartuja de Jerez de 1820 y 1835, este lienzo se situaba en el centro del segundo cuerpo del Retablo Mayor. Dicho emplazamiento había sido apuntado por César Pemán antes de conocer el inventario de 1835.

El mismo autor, llegó a reconstruir el conjunto del retablo y del pasillo del Sagrario, tras estudiar y conjugar los siguientes elementos: ´1º, las dimensiones exactas del emplazamiento; 2º, las huellas dejadas en el enlucido del muro y bóvedas del presbiterio de la iglesia por la molduración del retablo; 3º, la descripción de fray Estreban Rallón, que vio el altar aún intacto, y la de don Antonio Ponz en el siglo siguiente; 4º, las dimensiones exactas de los cuadros y estatuas conservadas del conjunto´.

El profesor Benito Navarrete, en su trabajo ´Aportaciones a los zurbaranes de la cartuja de Jerez´ (1995), tras estudiar la reconstrucción a la que finalmente llegó Pemán, manifiesta estar bastante conforme con los resultados obtenidos por el incansable zurbaranista. Sin embargo, hay varios investigadores que no están de acuerdo con el emplazamiento de este lienzo en el centro del segundo cuerpo, ni tampoco con los cuadros de San Juan Bautista (CE20066) y San Lorenzo (CE20067), a los que Pemán situó en el tercer cuerpo. Entre ellos, se encuentra Jeannine Baticle (Cat. Exposición. Zurbarán. Museo del Prado, Madrid, 1988, pp. 253-260), quien señala que los retablos mayores cartujanos estaban consagrados a la vida de Cristo, sin tener en el centro la representación de San Bruno.

Con respecto a la ubicación de este lienzo cabe citar, por último, la aportación de Benito Navarrete en base al inventario del 20 de diciembre de 1820, que se conserva en el Archivo Histórico Nacional. El citado autor expresa lo siguiente: ´Mayor interés presenta aún el inventario de pintura, pues describe el retablo cuando tres de las obras se encontraban en la Academia de San Fernando, de regreso de su estancia en el Museo Napoleón de París y sobre todo es de especial importancia la descripción del Sagrario, que sitúa diez obras contando los ángeles embutidos en la pared. Ponz en el XVIII los colocaba en las puertas del retablo que, como vemos ahora, se cubrían en cambio, con cortinas de Damasco Carmesí.´ El mismo autor transcribe la citada descripción, de la cual recogemos la parte en que se menciona el cuadro de San Bruno: ´(…) en el segundo un cuadro de lienzo de San Bruno (…)´. Por tanto, Navarrete llega a la conclusión de que el citado cuadro pudo estar emplazado en ese lugar desde un primer momento, aunque no es posible asegurarlo totalmente.

César Pemán (Catálogo, 1964, pp. 128 y 129) nos proporciona otros datos de bastante interés para la documentación de esta obra, entre otros, describe la expresión del rostro del santo de la siguiente manera, haciendo comparaciones con otras obras del mismo tipo: ´El santo parece exhalar un suspiro o cántico. El gesto es corriente en los santos en éxtasis de Zurbarán, en cuadros tan conocidos como el San Alfonso Rodríguez, el Beato Suzón y otros muchos, incluso Crucifijos, y en el Museo de Cádiz se repite en otro S. Bruno, núm. 17, y en el Cardenal Albergati.´ Asimismo, señala las fuentes de las que se valió Zurbarán para realizar los dos ángeles que traen la corona de flores: ´Los dos ángeles que traen la corona de rosas repiten con escasa variación, más de tipos que de aires, dos de los que van al pie de San Jerónimo de La Perla de Guadalupe, los que como ha demostrado J. Milicua (´Observatorios de Ángeles´ en Arcn. esp. Arte XXXI [1958], 13-14) proceden de los de Rubens de su Asunción de la Catedral de Amberes, de 1626, a través de su inversión en alguna estampa.´ Será Benito Navarrete quien indique el autor de estas fuentes grabadas sobre composición de Rubens, Schelte a Bolswert. En cuanto al paisaje de fondo, César Pemán señala que corresponde probablemente a la ribera del Guadalete ´y en ella la ermita de la Defensión, donde luego se instaló la Cartuja.´

Bibliografía

  • CAMÓN AZNAR, José. ´La pintura española del siglo XVII´. 1977. p. 276; Summa Artis. Tomo XXV
  • CATURLA, Maria Luisa. Francisco de Zurbarán / María Luisa Caturla ; traduction, adaptation et appareil critique par Odile Delenda. 1994. p. 153; il. p. 152.
  • CATURLA, Maria Luisa. Zurbarán. Exposición. Acompañada de ocho cuadros de Fr. J. Sánchez Cotán. 1953. p. 39.
  • DELENDA, Odile. Sur la terre comme au ciel, Zurbarán. Le retable de la Cartuja de Jerez. 1999. pp. 41-45; il. p. 42.
  • FRATI, Fiziana. L´opera completa di Zurbarán. 1973. p. 104; il. p. 105.
  • GÁLLEGO, Julián; GUDIOL, José. Zurbarán (1598-1664). 1976. p. 86; il. p. 204.
  • LIEDTKE, Walter. ´Zurbarán`s Jerez Altarpiece Reconstructed´. 1988. pp. 153-162; Revista Apollo
    . March
  • NAVARRETE PRIETO, Benito. La pintura andaluza del siglo XVII y sus fuentes grabadas. 1998. p. 190 ; il. p. 189.
  • NAVARRETE, Benito. ´Aportaciones a los zurbaranes de la Cartuja de Jerez´.1998. pp. 26, 40; il. p. 41; Zurbarán. Estudio y Conservación de los Monjes de la Cartuja de Jerez.
  • PAREJA LÓPEZ, Enrique; et álii. Francisco Zurbarán (1598-1998). 1997. pp. 110, 131-138; il. p. 111; Exposición conmemorativa del IV Centenario del Nacimiento de Zurbarán..
  • PEMÁN; PEMARTÍN, César. ´La reconstrucción del retablo de la Cartuja de Jerez de la Frontera´. 1950. p. 203; Archivo Español de Arte, Núm. 91.
  • PEMÁN; PEMARTÍN, César. Catálogo del Museo de Bellas Artes de Cádiz. 1952. pp. 40-42; il. p. sin nº.
  • PEMÁN; PEMARTÍN, César. Catálogo del Museo Provincial de Bellas Artes de Cádiz (Pinturas). 1964. pp. 128 y 129; il. p. sin nº.
  • VALDIVIESO, Enrique; et álii. Zurbarán. 1998. p. 142; il. p. 143; Catálogo: ZURBARÁN IV CENTENARIO. Museo de Bellas Artes de Sevilla, 8 de octubre-9 de diciembre.