Capturado un lince en Marbella tras escapar de una casa particular

lince
Imagen del lince capturado en Málaga (@guardiacivil)

La Guardia Civil ha intervenido un ejemplar de lince suelto en Marbella. El caracal, una especie protegida, fue adquirido de forma irregular y transportado falsamente como gato doméstico. Se formuló una denuncia administrativa y el lince fue trasladado a un centro de rescate. La captura de este lince africano pone de manifiesto la importancia de la colaboración entre autoridades y organizaciones dedicadas a la protección de la fauna y flora.

Capturado un lince en Marbella tras escapar de una casa particular

La Guardia Civil, en colaboración con la Subdirección General de Biodiversidad Terrestre y Marina del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, ha intervenido un ejemplar de lince africano (caracal) en la localidad de Marbella (Málaga).

El animal, de 20 kilos de peso y potencialmente peligroso, se encontraba en el jardín de una vivienda particular. Tras la alerta de un vecino, agentes especialistas en protección de la naturaleza se personaron en el lugar y confirmaron que se trataba de un caracal, especie protegida por el Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES).

Las investigaciones revelaron que el animal había sido adquirido de forma irregular en Moscú en 2022 y transportado por vía aérea, declarándolo falsamente como gato doméstico. Al no contar con la documentación CITES que acredita su procedencia legal, se formuló una denuncia administrativa al propietario por la supuesta infracción a la Ley de Represión del Contrabando y al Convenio CITES.

El lince, de nombre Jakar y con dos años y medio de edad, fue capturado por personal especializado del Ayuntamiento de Marbella y posteriormente trasladado al centro de rescate de mamíferos exóticos «AAP Primadomus» en Alicante, donde recibirá los cuidados adecuados.

AAP – Animal Advocay and Protection, organización europea dedicada al bienestar animal, colabora en este tipo de casos para brindar un futuro mejor a los animales exóticos. Su objetivo es concienciar y promover una mejor legislación para prevenir el sufrimiento de estas especies en cautiverio.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación para determinar si los hechos pudieran constituir un delito contra la fauna y flora por la posesión ilegal de una especie protegida.