Venden artículos por valor de MÁS DE 5.000€ A UNA ANCIANA CON LA EXCUSA DE REGALARLE ACEITE

Con la excusa de regalarle aceite, a una señora de 77 años le vendieron dos colchones y dos aparatos de electroterapia por valor de 5.113 euros ligados a créditos rápidos.

La delegación en Aragón de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recibido la denuncia de una usuaria de 77 años que, tras recibir (y acudir a) una invitación para una charla que incluía de obsequio una garrafa de 5 litros de aceite de oliva, fue visitada en sucesivas ocasiones por comerciales. Éstos, mediante agresivas técnicas de marketing, la convencieron para comprar un par de colchones con accesorios por importe de 3.216 euros, así como un aparato de electroterapia por valor de 960 euros, asociando dichas compras a créditos rápidos. Es más, tras una avería del aparato, le vendieron otro por otros 937 euros, cuando además podría haberse reparado fácilmente.

OCU Aragón advierte que las visitas comerciales a domicilio (“a puerta fría”) siguen produciéndose en la región, aprovechando que la normativa sobre limitación de este tipo de ventas solo se aplica a las comercializadoras de gas y electricidad.

OCU solicita a las autoridades de consumo que extiendan dicha prohibición a las ventas a domicilio con consumidores vulnerables, obligando a que conste una petición expresa previa del consumidor solicitando la visita (tal y como se exige en la contratación de suministro de gas y luz), de la misma forma sería recomendable evitar el uso de regalos como ganchos en la contratación, así como que las empresas que prestan este tipo de actividad contemplen políticas comerciales transparentes (no agresivas) y que estén obligadas a someterse a procedimientos extrajudiciales de resolución de conflictos.

Las malas prácticas detectadas por la Delegación de OCU en Aragón tienen denominadores comunes, como el uso de argumentos con técnicas de marketing muy agresivas que tratan de manipular la voluntad de los consumidores, la existencia de regalos previos en una charla gratuita aparentemente sin compromisos, y el público al que van dirigidos: consumidores de avanzada edad y en situación de vulnerabilidad.

Los productos y servicios que ofrecen estos “comerciales” van desde libros o coleccionables, productos milagro o de carácter terapéutico, así como falsas revisiones del gas o cambios de suministros tales como bombillas. Es habitual también que dichos contratos se vinculen a créditos de entidades financieras camuflando los costes reales de esta operación bajo sistemas de cuotas mensuales.

La mercancía suele entregarse en el mismo día, a partir del cual comienza a correr el plazo de 14 días legalmente establecido para el ejercicio del derecho de desistimiento. Un plazo que debe ser ampliado conforme la normativa a 30 días naturales si la visita no ha sido solicitada por el consumidor, o en el caso de excursiones organizadas para promocionar y vender bienes o servicios.

Los afectados, tras comprobar habitualmente la inutilidad de los productos para mejorar sus dolencias físicas, suelen tratar de cancelar el mismo por teléfono, recibiendo largas por los comerciales, para agotar el citado período de desistimiento sin dejar constancia escrita y fehaciente del mismo. Una vez transcurrido dicho período, la empresa se niega a la resolución del contrato, a la vez que la financiera del préstamo vinculado mantiene su validez en tanto que la vendedora no lo anule, cosa que nunca pasa.

OCU ofrece varios consejos para evitar estas prácticas fraudulentas:

  • No existe obligación alguna de atender a un comercial en su casa, aunque alegue supuestos plazos ineludibles de carácter legal.
  • Solicite al comercial que se identifique con su DNI y pida los datos completos de la empresa para la que presta el servicio.
  • Desconfié de regalos o descuentos cuantiosos, van a salir muy caros en forma de sobrecostes sobre el producto que se ofrezca luego.
  • Evite firmar cualquier documento en dichas visitas. Si le interesa el producto o servicio solicite que se le remita antes por escrito una copia con detalle del contrato y las obligaciones: precio completo, coste de la financiación, sometimiento a sistemas de resolución de conflictos…
  • Extreme la prudencia ante alegatos comerciales de que son una empresa que presta servicios para su actual compañía o entidades públicas, así como sobre cambios normativos inminentes que le obligan a contratar determinados servicios o efectuar revisiones de sus equipos.
  • Formule el desistimiento en su caso por escrito y dejando constancia del mismo por correo electrónico o un correo certificado.