El mejor pan para hacer torrijas: ¿vale la pena comprar uno especial?

Disfruta al máximo de este dulce típico de la Semana Santa

Descubre cuál es el mejor pan para hacer torrijas y cómo preparar esta deliciosa receta tradicional. Aprende a hacerlas perfectas.

Las torrijas, ese dulce típico español y tradicional de la Semana Santa, son una delicia que todos disfrutamos. Pero, ¿sabías que el secreto de unas buenas torrijas está en elegir el pan adecuado? En el mercado encontramos panes especiales para torrijas, pero ¿merece la pena comprar uno de ellos? Los expertos de OCU han llevado a cabo una prueba para descubrirlo, y aquí te contamos su veredicto.

La receta es sencilla: una buena rebanada de pan, leche, azúcar, huevo para rebozar y aceite para freír. Además, se pueden aderezar con miel, almíbar, vino dulce, mermelada o nata montada. Pero el pan es el ingrediente clave, ya que debe combinar la suavidad del pan empapado en leche con la firmeza necesaria para que las torrijas no se deshagan al freírlas.

Tradicionalmente, se utilizaba pan duro de varios días, pero hoy en día la oferta de panes es muy variada.

¿Cuál es el mejor para hacer torrijas?

Para responder a esta pregunta, los expertos cocineros de OCU realizaron una prueba práctica. Las prepararon con distintos tipos de pan, buscando aquellos que fueran capaces de absorber la leche infusionada con canela, limón y azúcar, ablandándose pero manteniendo su estructura durante el proceso de fritura.

Descartaron la chapata, ya que no es adecuada para esta preparación, y el pan de molde fino, por su facilidad para trabajar y los buenos resultados obtenidos. Así, concluyeron que los panes especiales para torrijas son la mejor alternativa. Si bien su coste es ligeramente superior al de una barra de pan convencional, su textura y capacidad de absorción los hacen ideales para obtener unas torrijas perfectas.

Receta sencilla para hacerlas

La receta para hacer torrijas es muy sencilla. Necesitarás una barra de pan, leche infusionada con cáscara de naranja, limón, canela y azúcar al gusto, huevos para rebozar, aceite, azúcar y canela. Corta el pan en rodajas sesgadas de unos 2 centímetros de grosor para que empapen bien. Luego, cocina la leche y, una vez atemperada, ponla sobre las torrijas y déjalas empapar durante al menos una hora.

Escúrrelas bien y pásalas por huevo batido. Fríelas en una sartén con el aceite justo y, una vez doradas, colócalas en una fuente y aderézalas a tu gusto: con azúcar y canela, miel, almíbar, vino dulce, mermelada o nata montada. Si prefieres una opción más ligera, puedes utilizar leche desnatada y hornear las torrijas en lugar de freírlas.

Además del pan tradicional, también puedes experimentar con otros tipos de pan, como bizcochos, magdalenas o panes de leche, para darle un toque diferente a tus torrijas. La versatilidad de este dulce permite jugar con los ingredientes y sorprender a tus invitados con nuevas combinaciones.

En resumen, el pan es el elemento clave para unas torrijas perfectas. Si bien cualquier pan puede servir, los panes especiales para torrijas son la opción ideal, ya que su textura y capacidad de absorción hacen que el resultado sea inmejorable. Aunque su coste sea un poco más elevado, vale la pena invertir en un buen pan para disfrutar al máximo de este dulce tradicional español. ¡Anímate a probar diferentes tipos de pan y descubre tu combinación favorita para unas torrijas deliciosas!

No dejes de consultar El Recetario.

Te podría interesar...