Tortas fritas de viento: El delicioso antojo que sopla en cada bocado

Imagen de las Tortas fritas de viento

Descubre la receta y los secretos detrás de las famosas tortas fritas de viento, un clásico en la cocina jerezana. Aprende sobre su origen e historia, cómo prepararlas en casa y las diferentes formas de disfrutarlas. Las tortas fritas de viento son el acompañamiento perfecto para cualquier ocasión. ¡Prepáralas y disfruta de su sabor y versatilidad!

Introducción

¿Quién puede resistirse al aroma tentador de una torta frita recién hecha? Estas delicias crujientes y esponjosas son un clásico en la cocina jerezana, y hoy vamos a descubrir todos los secretos detrás de las famosas tortas fritas de viento. Prepárate para conocer la receta, algunos datos interesantes y por qué estas tortas son el acompañamiento perfecto para cualquier ocasión.

Origen e historia

Las tortas fritas de viento tienen una larga tradición en la gastronomía jerezana. Estas tortas eran una forma económica y rápida de alimentarse en tiempos de escasez, ya que los ingredientes básicos eran fáciles de conseguir.

El nombre «tortas fritas de viento» proviene de la forma en que se cocinan. La masa se estira finamente y se fríe en aceite caliente, lo que crea una especie de burbuja que se infla como el viento. Este proceso de cocción es lo que le da a estas tortas su característica forma redonda y su textura ligera y aireada.

La receta

Preparar tortas fritas de viento en casa es más fácil de lo que crees. Aquí tienes la receta básica:

  1. En un recipiente, mezcla 500 gramos de harina, 1 cucharada de sal y 2 cucharaditas de polvo de hornear.
  2. Agrega 100 gramos de mantequilla derretida y mezcla bien.
  3. Añade agua tibia gradualmente hasta obtener una masa suave y elástica.
  4. Deja reposar la masa durante 30 minutos.
  5. Estira la masa finamente y corta tiras de aproximadamente 10 centímetros de ancho y 20 de largo.
  6. Calienta aceite en una sartén y fríe las tortas hasta que estén doradas y crujientes.
  7. Escúrrelas sobre papel absorbente y espolvorea con azúcar.

¡Y listo! Ahora puedes disfrutar de unas deliciosas tortas fritas de viento caseras.

El acompañamiento perfecto

Las tortas fritas de viento son versátiles y se pueden disfrutar de muchas formas. Tradicionalmente, se sirven calientes y se acompañan con chocolate o con café. Pero también puedes combinarlas con dulce de leche, mermelada o queso. Incluso puedes rellenarlas con jamón y queso para crear una versión más sustanciosa.

Estas tortas son ideales para cualquier ocasión. Son perfectas para un desayuno o merienda, pero también se pueden servir como aperitivo en una reunión informal. Además, son fáciles de transportar, por lo que son una excelente opción para llevar a un picnic o compartir con amigos en el parque.

Conclusión

Las tortas fritas de viento son un tesoro culinario jerezano que ha conquistado los corazones de muchos. Su sencillez, su sabor y su versatilidad las convierten en un verdadero placer para el paladar. Ahora que conoces su historia y tienes la receta, ¿por qué no te animas a preparar tus propias tortas fritas de viento? Estamos seguros de que no te arrepentirás.